Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



lunes, 24 de noviembre de 2008



Características de la vía subcutánea:

El inicio del efecto es un poco más lento que en la vía intravenosa y se aproxima más a la vía intramuscular.

La absorción del fármaco no se ve alterada por las condiciones del paciente (caquexia, deshidratación). Se debe tener en cuenta la biodisponibilidad de los fármacos por vía subcutánea para adaptar su dosificación.


Zona de punción:
Cualquier parte del organismo es válida aunque las más utilizadas son los brazos y el abdomen.


Medicación vía subcutánea:
La lista de fármacos que se pueden utilizar por esta vía es muy variada, lo que amplía la relación de síntomas susceptibles de tratarse con medicamentos administrados por vía subcutánea.


Medicación utilizada con frecuencia:
Cloruro mórfico
Midazolam.
Atropina
N-Butil Bromuro de Hioscina
Haloperidol
Metoclopramida
Ketorolaco
Tramadol
Furosemida
Octreótido


Medicación ocasionalmente utilizada (puede ser irritante):
Levomepromacina
Dexametasona
Metadona


Medicación no utilizable (muy irritante):
Diazepam
Clorpromacina
Fenobarbital
Metamizol


A la hora de plantear la administración de combinaciones de fármacos, hay que estudiar el riesgo de precipitaciones, posibilidad que aumenta cuanto mayor sea el número de fármacos mezclados.

Algunas combinaciones de fármacos que pueden hacerse sin riesgo de precipitación son:

- Combinaciones de tres fármacos + morfina:
Hioscina y midazolam
Metoclopramida y haloperidol
Hioscina y haloperidol
Tramadol y haloperidol (*)
Metoclopramida e hioscina



- Combinaciones de cuatro fármacos + morfina:
Midazolam, hioscina y metoclopramida
Midazolam, tramadol y metoclopramida (*)
Midazolam, tramadol e hioscina (*)

Haloperidol, hioscina y metoclopramida




La morfina no precipita con ninguna de estas combinaciones.

(*) En las combinaciones que aparece el tramadol, no podemos mezclar la morfina porque son dos opiodes (débil y potente).

Para diluir los fármacos es preferible utilizar suero salino por su isotonicidad.
Como opiode potente, para administración subcutánea bien en bolus o en ISCC (infusión subcutánea contintua) el opioide de elección es la morfina, ya que en el mercado todavía no está comercializada la oxicodona parenteral y el fentanilo tiene una vida media ultracorta y requeriría muchas dosis intermitentes y un gran volumen en una ISCC.