Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 2 de noviembre de 2008

Cuéntame...


El otro día titulaba el post así: La comunicación... una forma de cuidar.
Bien pues voy a intentar explicar un poco más el motivo por el cual pensamos así :)

La comunicación no es un acto único. Debe ser gradual y paulatina. Es un proceso que va a durar durante toda la relación. Se debe dosificar la información, no darla de golpe y en la primera visita, la situación seguro que va a ser cambiante y nuestra forma de enfrentarnos a los cambios van a modificar la información que demos.



Esperar a que pregunte y hable el paciente.


Conviene saber lo que sabe el paciente para no caer en errores o informaciones inadecuadas.


Practicar la escucha activa. El paciente marca el camino y el ritmo; debemos seguir el criterio de la verdad soportable; el paciente irá preguntando lo que quiere saber y lo que puede soportar saber.




Él nos irá dando la pauta a seguir, a veces, ante preguntas como:


¿Cuánto tiempo me queda de vida?


Lo mejor es devolverla: ¿por qué lo pregunta?.


La contestación nos dará la respuesta de lo que quiere realmente saber el paciente.




Saber usar los silencios. No hay que rellenar la entrevista de palabras. Hay que saber lo que hay que decir y, a veces, cuando no hay seguridad de saber lo que nos pregunta el enfermo, es mejor un “no sé”, que una larga explicación que no dice nada ni aclara las dudas del enfermo. Pero si el paciente no pregunta y el silencio se mantiene vez tras vez, debemos analizar si esto es por mutismo, por falta de empatía por nuestra parte, falta de confianza, etc.