Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



martes, 11 de noviembre de 2008

TENEMOS TANTO QUE APRENDER


¿Qué pasa con el hombre en una sociedad empeñada en ignorar o eludir la muerte?
¿La medicina va a seguir siendo una profesión humanitaria y respetada o una ciencia nueva, despersonalizada, que servirá para prolongar la vida más que para disminuir el sufrimiento humano?,
¿Qué pasa con una sociedad profesional, donde el joven estudiante de medicina es admirado por su coeficiente intelectual y sus trabajos de investigación, aunque no sepa encontrar palabras adecuadas cuando un paciente le hace una simple pregunta?.
La pregunta no debería ser…¿Debemos decirle una verdad dolorosa a nuestro paciente?
Si no
¿Cómo voy a compartir lo que yo sé de su enfermedad con mi paciente?. "
"Un médico debería ser capaz de hablar francamente con sus pacientes del diagnóstico de una enfermedad neoplásica sin que sea necesariamente sinónimo de una muerte inminente. Lo principal es que haga comprender al paciente que no está todo perdido; que no va a desahuciarle por haber hecho un diagnóstico determinado; que es una batalla que van a librar juntos –paciente, familia y médico-, sea cual sea el resultado final. Este paciente no temerá el aislamiento, el engaño, el rechazo, sino que continuará teniendo confianza en la honestidad de su médico y sabrá que lo que pueda hacerse lo harán juntos. Le animará saber que se hará todo lo posible, si no para prolongar la vida, si para disminuir el sufrimiento. "
Es un arte compartir una noticia dolorosa con un paciente. Cuanto más simplemente se hace, más fácil suele ser para un paciente pensarlo mejor más tarde, sino puede “oirlo” en el mismo momento”.
"Los médicos deberíamos aprender a estar sentados un buen rato en silencio con nuestros pacientes, y no salir corriendo cuando ellos nos hacen preguntas dolorosas para nosotros mismos. Es muy importante nuestra propia actitud y nuestra capacidad para afrontar la enfermedad mortal y la muerte. Si éste es un gran problema en nuestra propia vida, y vemos la muerte como un tema tabú, aterrador y terrible, nunca podremos ayudar a un paciente a afrontarla con tranquilidad.”
Extraído de: "Sobre la muerte y los moribundos."
Elisabeth Kubler-Ross

2 comentarios:

C.S. dijo...

Amén hermana...jeje.
Bonita foto :)

Violeta dijo...

Desde luego que es un arte compartir una noticia dolorosa con un paciente. Y también es arte estar ahí después, compartir y asumir todo lo que venga. Yo también te quiero montones y os extraño a las dos.