Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 1 de marzo de 2009

..y FaSeS De aDaPTaCióN a La eNFeRMeDaD VI


DECATEXIS o DEPRESIÓN PREPARATORIA

El paciente está todavía vivo, mantiene sus constantes vitales pero parece invadido por una percepción de la realidad diferente, acentuados todos sus sentidos y percibiendo sensaciones que los que están a su alrededor no pueden percibir. Parece que, aunque él todavía está aquí, su alma ya está en otro lugar.

Según E. Kübler-Ross en este momento de la vida del enfermo sus dolores cesan, el enfermo zozobra en un estado de conciencia lejana, ya casi no come y todo lo que le rodea se vuelve vago. Ya las palabras sobran y la mejor ayuda será el silencio acompañándole, el tacto, las caricias, sentarse al borde de la cama, estar a su lado, los susurros al oido,...

En el Libro Tibetano de los Muertos, el Bardo Thödol reconoce las señales premonitorias del desnlace:
-sensación física de opresión
-sensación de frío, "como si el cuerpo se hundiera en las aguas"
-sensación de calor, "como si el agua naufragara en el fuego"
-sensación de que el cuerpo explota, "como si el fuego se ahogara en el aire".

Según J. Ziegler, toda agonía es, en sus diferentes estadios, no esencialmente una decadencia progresiva de la conciencia, sino, al contrario, la progresión de la misma, por superación sucesiva, hacia percepciones de las que hasta entonces no se ha conocido el equivalente inteligible. Problabemente son instantes de extraordinaria lucidez.

En los últimos momentos parece que hay un desprendimiento afectivo hacia los seres que le rodean y hacia la vida (también mediado por factores fisiológicos a nivel metabólico, neurológico,..). Para no temer a la muerte es necesario ser indiferente a la vida, perder el apego por las personas y las cosas.

Seamos creyentes o no, casi nadie acepta pensar en la muerte como un tránsito hacia la nada.


"Todo parece que está
tan quieto, tan extasiado
como en el fondo del mar,
tan transparente, tan claro,
tan maravillosamente sepultado,
como si todo no fuese
más que un sueño al que despiertas
del lado allá de la muerte."

J. Bergamín