Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



viernes, 20 de marzo de 2009

..SeDaCióN y EuTaNaSia

Debido a determinadas situaciones que han salido en los medios de comunicación, algunos han equiparado sedación con eutanasia, creando una gran polémica y confusión.

A continuación vamos a aclarar unos serie de puntos clave para distinguir las dos situaciones:

1. Intencionalidad. En la sedación se prescriben fármacos sedantes con la intención de aliviar el sufrimiento del paciente frente a determinados síntomas. En la eutanasia el objetivo es provocar la muerte del paciente para liberarle de sus sufrimientos.

2. Proceso. Ambos procesos requieren el consentimiento del paciente. En la sedación debe existir una indicación clara y contrastada, los fármacos utilizados y las dosis se ajustan a la respuesta del paciente frente al sufrimiento que genera uno o varios síntomas, lo cual implica la evaluación continua del proceso. En la eutanasia se precisa de fármacos a dosis y/o combinaciones letales, que garanticen una muerte rápida.

3. Resultado. En la sedación el parámetro de respuesta es el alivio del sufrimiento. En la eutanasia el parámetro de respuesta es la muerte.

Se ha objetivado que la supervivencia suele ser breve desde el momento en que se indica una sedación terminal. Sin embargo los trabajos que existen demuestran que no hay diferencias significativas en la supervivencia de pacientes que precisaron ser sedados y la de los que no requirieron sedación.

La necesidad de una sedación terminal sugiere más un indicador de una muerte inminente, que la causa de una muerte prematura.


Comité de Ética de la SECPAL



"Sabe más acerca del sabor de un grano de mostaza aquel que ha probado un grano, que el que ha estado toda la vida viendo pasar por delante de su casa caravanas de camellos cargados de granos de mostaza."

Proverbio árabe