Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



lunes, 27 de abril de 2015

SuMaNDo...


Uno de los pilares fundamentales de los Cuidados Paliativos es la comunicación.

Sin embargo, andamos comunicándonos siempre. Continuamente vemos, escuchamos, asimilamos, asociamos, comprendemos, aprendemos, sentimos, imaginamos, hablamos, guardamos silencio, nos acercamos, tocamos, abrazamos, besamos, reímos, lloramos,… siempre comunicándonos, aunque no seamos conscientes.

Entramos en el bar de María a comer algo. Le pregunto cómo está, ya sé que su marido ha sido diagnosticado hace poco de un cáncer de próstata y ella sabe en lo que yo trabajo, aunque esté pasando unos días de asueto. Me cuenta que ya ha iniciado la radioterapia, que está muy deprimido y que hace unos días fue a ver a una señora que, aunque no da pastillas, te hace algo para que te sientas mejor y, oye, que le ha ido bien, que está más animado. Te lo cuento porque sé que tú me entiendes, que sabes que buscamos lo mejor para él. Pero para mí es muy duro. Tengo que llevar el bar y hacerme la fuerte con él, no puedo fallarle. Aún me dice que parece que todo esto no me afecta, que me ve muy tranquila… no sabe lo que me cuesta! Me dice entre lágrimas. Luego está mantenerle la mirada cuando me pregunta… qué le digo cuando me habla de lo que le pasa?, porque él sabe lo que hay. Intento quitarle importancia y decirle que saldremos de ésta, o le cambio de tema, pero se enfada y me dice que no entiendo o no quiero entender nada. Pero si lo hago por su bien!
Escúchalo María, acompáñalo, estate siempre cerca de él, no restes importancia a lo que te dice, a lo que siente, para él es TODO, es su vida la que se desmorona,... tu vida sigue, la de él se está quebrando y tú ahora más que nunca eres su apoyo. No te aguantes, si lo sientes llora con él.  Pero sobretodo no mires a otro lado.
Nos abrazamos entre salchichas, ketchup y mostaza.

Sumar, no restar.

Hoy de regreso no has vuelto conmigo en el asiento de al lado, sino en mi corazón, o más, mucho más hondo, colgada en mi alma. Te sentía en cada latido, tras cada sístole.

Me guiñas un ojo mientras me animas a seguir, a seguir sin fumar, a seguir sonriendo, a seguir queriendo, a seguir esforzándome para que el mundo que me rodea siga en pie,… a intentar ser mejor. Y te quiero.

 Alma


3 comentarios:

Matute dijo...

Como siempre, y como dice nuestra amiga, qué difícil es leer tus entradas de un tirón y sin soltar alguna lágrima. Muchos besos!!

N Cabau dijo...

Muchos besos Pilar!

Violeta (Pilar Lázaro) dijo...

Y como siempre... seguimos sumando! Besos Matute por ser y estar y un abrazo enorme para ti, N. Cabau.